Hotelitos con encanto en Delta del Ebro

El Delta del Ebro es un paraje tranquilo y embriagador, con una idiosincrasia propia que rebosa naturaleza en estado puro y ofrece exquisiteces a los paladares más exigentes. Cada época el delta tiene un aspecto diferente, en función del estado de sus arrozales; marrón, azul, verde... Un lugar al que acuden amantes del avistamiento de aves de todo el mundo. Ideal para recorrer plácidamente en bicicleta, parando en las lagunas y playas a nuestro antojo, para entrar en una caseta de observación de flamencos, patos, grullas... o darnos un buen baño.

Una selección de los mejores hotelitos con encanto en Delta del Ebro que no te puedes perder.

Otras zonas interesantes: